EL TALLER DE DOLO

Cuanto amor quieres dejar

Hoy, con la proximidad del día del padre, les quiero compartir uno de mis tantos escritos que tengo guardados, a mano, en el ordenador… Marzo para mí es un mes realmente importante. Hoy es el aniversario de boda de mi padres. El 19 de marzo es el día del Padre y el Santo de mi padre, ya que se llamaba Pepe. Justo una semana después es el cumpleaños de mi padre, el 26. Murió con 43 años. Pero dejó en este mundo más amor, que muchas personas juntas que conozco van a dejar en una larga vida.

Este momento que les voy a compartir, tan íntimo, les puede parecer triste, impactante, pero para mí, es la magia del amor de un padre y una hija. Es la despedida, dentro de un momento tan traumático como un accidente, más bonita que pudo tener. Morir en calma, tranquilo. Les deseo una feliz semana antes de dejarle el mini relato y que valoren cada cosa que pase esta semana, ya sea buena o mala, intentando dejar todo el amor que puedan, en todo lo que hacen. Yo sigo yendo a contarle las cosas, porque me escucha.

...A continuación me toqué la cabeza. La frente, siento más precisa. Recuerdo perfectamente el tacto, lo visualizo…todo. Como mi frente estaba totalmente abierta, encarnada, pero un once de agosto, huelva, mediodía…entre el sol, los cristales, la sangre, mis ojos no se abrían. No hicieron ni el intento. El resto de mi cuerpo no lo sentía y menos mal, ya sentiría después el verdadero dolor corporal. Acto seguido, escucho a mi padre, el único recuerdo claro que tengo de su voz. Porque para mí, todo empieza aquí: “¿cómo están mi mujer y mi hija”? A lo que yo, sin saber que había pasado, pero supongo que el amor de una hija y un padre es algo tan sobrenatural que me hizo contestar: “estamos bien papi, no te preocupes”. Y nunca más lo volví a escuchar. Se lo llevaron en un helicóptero y murió tras una reanimación, de una parada cardiorespiratoria y ya ahí lo perdí. Qué actos tan bellos de amor. nuestra conexión y sus últimas palabras. A todo, a absolutamente todo, le saco algo bueno, pero ojo, me indigno ante la injusticia, el sin sentido y los actos con maldad…

 

papa1 - El Taller de Dolo 1 papa2 - El Taller de Dolo 2

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest